Tienes mucho que decir al mundo con tu marca personal

Te ayudo a mostrarlo mediante palabras

Hoy es fundamental enganchar a tu público objetivo para que tu negocio funcione y destacar sobre la competencia. Es necesario que conozcan todo lo bueno que les aportas con tu servicio. Y lo genial que eres tú.

Capta la atención de tus clientes mediante el copywriting y haz crecer tu marca sin perder tu personalidad por el camino.

Hola, soy Anabel y me dedico a hacer que personas como tú se sientan identificadas con los textos de sus negocios, dar voz a tu marca y que esa voz sea la tuya propia. Escribo las palabras que en ocasiones no encuentras para los textos de tu negocio, sin perder tu identidad y alineadas con tus auténticos valores.

Con investigación, estrategia y PALABRAS tus textos serán la conexión entre tu negocio y tu cliente.

Logrando mejores resultados en tu facturación.

Vamos a poner toda la carne en el asador, trabajar mano a mano, durante unas semanas para mejorar los resultados de tu negocio. Juntos lograremos:

Poner a tu marca en la cabeza de tu cliente.

Diferenciándote de la competencia

Guiar su camino para realizar una acción concreta.

La compra o contratación.

Disipar dudas antes incluso de que las sienta.

Hablando su mismo idioma.

Hubo un momento en el cual empecé a analizar todo lo que escribía para ver que matices podía tener y así acabé como copywriter.

Mi historia con las palabras y la forma de utilizarlas empezó en un despacho de abogados donde trabajaba. Un abuelo me demostró que emplear el lenguaje idóneo LOGRA un gran cambio en la persona que está leyendo ese texto.

¡Una noche en vela por no entender lo que decía aquella carta recibida del juzgado!

Ver el cambio en su rostro según iba descifrando el documento me hizo comprender lo importantes que son las palabras y escoger el mensaje adecuado.

Además de trabajar con abogados te confieso que:

 

– Me pierden los dulces, no lo puedo evitar. Un plan perfecto siempre termina con una porción de tarta de zanahoria o Red Velvet.

– Bailo con mis hijos. Cuando la situación nos supera bailoteo la cabecera de sus dibujos para arrancar alguna sonrisa, incluida la mía.

– Los audios de WhatsApp no son lo mío. Prefiero leer grandes textos a recibir uno, ya que nunca encuentro el momento de oírlo.

Empieza a hablar claro a tu cliente sin parecer un robot, haz crecer tu negocio y siente que eres tú quien escribe esas palabras con la guía gratuita que te he preparado.